«Para escribir un buen libro no considero imprescindible conocer París ni haber leído el Quijote. Cervantes, cuando escribió el Quijote, aún no lo había leído» Miguel Delibes

Carrito

-5%

Diosas del silencio

La novela  Diosas del Silencio transcurre en el siglo XIV, en plena Edad Media, y es un homenaje a Diosas y mujeres que a lo largo de siglos de historia compartieron un universo de silencio.

17,57

Siglo XIV: Iria, una mujer “coja”, descubre que posee dones para la brujería, pero su sabiduría innata es una amenaza para los poderosos.

Acusada injustamente de endemoniada, tendrá que huir y en este camino proscrito, conocerá a mujeres de toda condición (prostitutas, monjas, beguinas, sabias, etc).

Todas ellas le mostrarán sin saberlo los senderos vetados de conexión con la diosa ancestral, silenciada por siglos de patriarcado. Su misión será la de despertar a la Diosa a través de un ritual mágico muy antiguo. ¿Podrá una mujer coja, indigna a los ojos de una sociedad de hombres, lograr tal hazaña? Sus enemigos, tratarán una y otra vez de impedírselo.

La novela  Diosas del Silencio transcurre en el siglo XIV, en plena Edad Media, y es un homenaje a Diosas y mujeres que a lo largo de siglos de historia compartieron un universo de silencio. La voz omnisciente de  Azazel, narrador del averno, se mezcla con lade  Iria,  una  mujer  marcada  por  el  estigma  de  la  cojera,  que  en primera persona relata su vida como pasiega, después como fugitiva.En  su  huida,  la  protagonista  encontrará   en  los  hilos  del  destino,caprichosos y mágicos, la conexión con la Diosa ancestral. Diosas  del  Silencio se  apoya  en  las  costumbres,  tradiciones  e historia medieval,  y  a  menudo se trascienden los  límites  hacia  un realismo mágico cargado de matices en el que caballeros, monjes,prostitutas,  brujas  o  visionarios  componen  sin  saberlo  un  sendero invisible que entreteje sus destinos, una espiral que les conducirá al centro  de  sus  conciencias,  al  lugar  oculto,  profundo,  donde  aún respira la Diosa.  

Diosas del silencio nació con el irrefrenable impulso de ser un humilde homenaje a las mujeres de todos los tiempos. Su lucha, su muerte, su sacrificio no puede quedar en el olvido, pues todas ellas tejieron sin saberlo un hilo que nos conecta, una red de pensamientos, de almas. 

En la novela “Diosas del silencio” que acaba de publicar Dairea ediciones, he tratado de dar voz a mujeres del medievo de toda condición. En ella caballeros, monjes, prostitutas, brujas o visionarios componen sin saberlo un sendero invisible que entreteje sus destinos, una espiral que les conducirá al centro de sus conciencias, al lugar oculto y profundo donde aún respira la diosa. Esta espiral tan simbólica como real también está presente en la novela. Su descubrimiento se lo debo a Patricia R. Muñoz, creadora del Juego de la Oca o la Espiral de los Maestros Constructores, que me puso tras la pista de la Diosa, pues al parecer durante la Edad Media en Lombardía, cerca del Lago Iseo existían congregaciones de mujeres, llamadas «Societá del Buon Gioco» o «Societá di Diana», que se reunían en secreto ciertas noches para celebrar ceremonias y rituales que podrían estar ligados al juego de la espiral, a la oca, por tanto a la conexión con la Diosa… En 1390 el inquisidor de Milán, Beltramino di Cernuscullo, condena al «suplicio» a Sibila Zanni y Pierina di Bugatis por haber participado en el llamado Juego de Diana. Después de ser torturadas, las dos mujeres confesaron que en esos ritos, junto a la «Domina Ludi» o «Signora del Gioco» (Señora del Juego), había participado el demonio. Es el comienzo de la caza de brujas que se prolongaría durante varios siglos.

Editorial

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Diosas del silencio”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

«El destino de muchos hombres dependió de haber o no haber habido una biblioteca en su casa paterna» Edmondo de Amicis