«Para escribir un buen libro no considero imprescindible conocer París ni haber leído el Quijote. Cervantes, cuando escribió el Quijote, aún no lo había leído» Miguel Delibes

Carrito

Balas de paja

Categorías: , Etiqueta:

17,68

Corre el verano de 1958 y en un rastrojo, sobre unas balas de paja, aparecen los cadáveres de dos peones agrícolas.

Al principio todo hace suponer que se trata de una reyerta que han sustanciado las navajas, aunque no se encuentran en la escena del crimen como tampoco hay sangre.

El suceso ocurre en Villaciegos, un pueblo tan minúsculo como los medios de que dispone el jefe de puesto de la Guardia Civil, el teniente Gastón, auxiliado por el sargento Trípodes, un veterano de bofetada pronta; el cabo Emérito, pagador, arriero y albéitar del cuartelillo, y la pareja de inefables Facundo y Solís.

Recién llegado de la capital el teniente, de talante urbano, choca con la idiosincrasia rural y deberá valerse de los suyos, del pueblo de siempre.

Encomienda las autopsias al boticario local, Segismundo estudia Medicina y tiene conocimientos forenses. Enseguida descubren que a un muerto le han desangrado y al otro, el tonto del pueblo, le falta el corazón.

Descartada la riña a navajazos comienza la instrucción y los interrogatorios que abren varias vías de investigación. Las primeras pistas conducen hacia los Heredia, un clan de temporeros gitanos.

Pero nada es lo que parece. Don Braulio, el cura de Villaciegos, mantiene una sospechosa relación con la viuda del degollado.

Los intereses caciquiles imponen la inmediata solución del caso pero nuevos crímenes lían y acrecientan  la investigación: hallan al notario y juez de paz ahorcado en su casa. Una prostituta es arrojada a las vías y es destrozada por el tren. Aparece una forastera sin cara por un escopetazo. Destripan a un cortijero.

Para acabarlo de arreglar añejos rencores, de cuando la Guerra Civil, vendrán a inmiscuirse en las pesquisas.

Un drama rural.

Editorial

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Balas de paja”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

«El destino de muchos hombres dependió de haber o no haber habido una biblioteca en su casa paterna» Edmondo de Amicis